Artrosis: Qué es, como inicia, síntomas y tratamiento

Artrosis: Qué es, como inicia, síntomas y tratamiento

Bienvenido a mi blog, gracias por tu visita. Te invito a leer el artículo completo y dejar tu comentario al final. Ah! y si no es molestia compartelo con tus amigos... Vamos que no cuesta nada.

Artrosis: Qué es, como inicia, síntomas y tratamiento
Artrosis

    La artrosis representa una de las enfermedades reumáticas más frecuentes, tanto que millones de personas en el mundo sufren de ella actualmente.

    Continúa leyendo para enterarte qué es la artrosis, como inicia, síntomas, factores de riesgo y tratamiento

¿Qué es la artrosis?

    También se conoce como osteoartritis, consiste en una enfermedad reumática (Enfermedades que afectan el aparato locomotor), en la cual existe desgaste o degeneración del cartílago que recubre las superficies óseas en las articulaciones.

    Este cartílago se encarga de proteger y amortiguar las superficies óseas de las articulaciones durante los movimientos.

    El daño causado en el cartílago articular por la artrosis es irreversible, pero si se logra detectar a tiempo y se empieza tratamiento de forma temprana, se puede detener su evolución.

    La artrosis puede afectar cualquier articulación del cuerpo, siendo más frecuente en las articulaciones de los hombros, manos, muñecas, caderas, rodillas y columna vertebral.

¿Cómo detectar los inicios de la artrosis?

    La osteoartritis va ocasionando su daño lenta y progresivamente, lo que dificulta su diagnóstico temprano en muchas ocasiones.

    La presencia de uno o más de los siguientes signos puede marcar los inicios de la artrosis:

Dolor articular

    Es el síntoma principal de la osteoartritis, siendo de inicio insidioso, profundo y mal localizado.

    El dolor tiene dos patrones particulares, por un lado, suele aparecer después de un esfuerzo físico que involucra la articulación afectada y mejora con el reposo.

    Por otra parte, está el dolor que aparece después de pasar un largo período sin actividad. En este caso, suele aparecer en las mañanas después de levantarse o después de pasar un tiempo sin actividad.

    Después de unos minutos de movimiento, el dolor desaparece.

Dolor con los cambios del clima

    Existen algunos estudios que afirman que los cambios en las condiciones climáticas pueden desencadenar los dolores articulares.

    La explicación vendría dada por la activación de los receptores sensoriales en las articulaciones que reaccionan a los cambios de presión externa con las variaciones del clima.

Crujido o chirrido en las articulaciones

    Técnicamente se llama crepitación, aparece cuando se realiza un movimiento brusco, como levantarse o estirarse, y se da por el roce entre las superficies óseas.

Disminución de la movilidad articular

    Otro de los síntomas que pueden aparecer al inicio de la artrosis, es la limitación o dificultad para hacer algunos movimientos, como levantar el brazo, agacharse o arrodillarse.

    Se puede sentir la articulación como paralizada o forzada para ejecutar los movimientos.

Otros síntomas de artrosis

    Los síntomas en la artrosis pueden variar de acuerdo a la evolución y el tiempo que tenga la enfermedad.
Síntomas de artrosis
    Conforme pasan los años y el cartílago se va dañando, se pueden presentar los siguientes síntomas:

    ●     Rigidez, existe una incapacidad de mover la articulación después de largos periodos de reposo, mejora una vez que se inicia la actividad.

         Deformidad articular, representa uno de los síntomas tardíos de la osteoartritis, en donde existe un ensanchamiento de los huesos o desviaciones anormales en las articulaciones.

         Sensibilidad. Se pueden sentir las articulaciones sensibles y producir dolor con presiones leves sobre ellas.

         Bultos en la articulación. Se conocen como osteofitos, son protuberancias óseas que aparecen alrededor de la articulación.

Factores que influyen en el desarrollo de la artrosis

    Existen ciertas circunstancias que pueden aumentar el riesgo de sufrir artrosis, por lo tanto, es importante tenerlas presente para prevenir y detectar la artrosis a tiempo.

Edad

    Es un factor relevante en el desarrollo de la artrosis, ya que a medida que pasan los años, se aumenta el riesgo de sufrirla por el desgaste que existe en el cartílago articular.

Sexo

    Aunque se desconoce exactamente el porqué, las mujeres tienen una mayor predisposición a desarrollar osteoartritis.

Antecedentes familiares.

    El riesgo de desarrollar artrosis aumenta en las personas con familiares directos con osteoartritis.

    Si existen antecedentes de artrosis en la familia, se deben mejorar los cuidados en el estilo de vida y realizar controles médicos periódicos en caso de sospecha.

La obesidad y el sobrepeso

    Al aumentar la carga sobre las articulaciones existe un mayor desgaste del cartílago articular.
Factores que influyen en el desarrollo de la artrosis

    Además, el tejido graso con colesterol elevado produce sustancias inflamatorias que deterioran las articulaciones.

Deportes o actividades excesivas.

    Las actividades repetitivas y excesivas pueden desencadenar la artrosis con mayor rapidez.

    La mala ejecución de los movimientos de forma constante es el principal factor en estos casos.

Lesiones previas.

    Las personas con fracturas o lesiones que involucran las articulaciones, tienen un mayor riesgo de presentar artrosis en las zonas afectadas previamente.

Alteraciones anatómicas.

    La existencia de problemas estructurales en la columna (como la cifosis de Scheuermann) o asimetrías en las articulaciones que soportan peso, como las caderas, rodillas y tobillos, pueden aumentar la carga sobre ellas y desgastar con mayor rapidez el cartílago.

Tratamiento para la artrosis

    Aunque la artrosis no se cura y sus daños son irreversibles, con el tratamiento adecuado se pueden aliviar los síntomas y detener la evolución a estadios más graves.

    El tratamiento consta de lo siguiente:

Analgésicos y antiinflamatorios orales

    Se utilizan para mejorar el dolor agudo y la inflamación de las articulaciones afectadas.

    Los más comunes son el paracetamol, ibuprofeno o diclofenac, pero pueden usarse opioides y antidepresivos para casos graves de dolor por artrosis.

El sulfato de glucosamina y el condroitín sulfato

    La glucosamina estimula la formación y reparación del cartílago articular, mientras que la condroitina previene la degradación de las sustancias constructoras del cartílago.

    Ambas sustancias se encuentran de forma natural en el cuerpo, sin embargo, se ofrecen como suplementos nutricionales que son útiles para aliviar el dolor gracias a sus efectos antiinflamatorios.

Ácido hialurónico y factores de crecimiento plaquetarios intraarticulares

    Su efecto antiinflamatorio y protector del cartílago, puede ser empleado en pacientes con artrosis que no responde al tratamiento convencional.

    Los factores de crecimiento plaquetarios representan uno de los avances de la medicina regenerativa.

Ortesis para artrosis

    Las ortesis pueden servir de apoyo a la articulación, para ayudar a eliminar la presión sobre estas.

Dispositivos de asistencia para artrosis

    Los bastones pueden ayudar a aliviar la tensión en las articulaciones que soportan peso. Un bastón disminuye la carga sobre la rodilla o la cadera al caminar.

Fisioterapia

    La fisioterapia es de gran ayuda para las personas con artrosis, ya que ayuda con el alivio del dolor y previene el avance de la enfermedad.

Actividades físicas de bajo impacto

    Caminar, nadar y hacer yoga, son ejercicios ideales para las personas con artrosis porque mejoran el balance postural, sin sobrecargar de peso ni impacto a las articulaciones.

    Hacer ejercicio puede aumentar la resistencia y fortalecer los músculos que se encuentran alrededor de las articulaciones, con lo que se les brinda estabilidad a las mismas y se reduce el desgaste del cartílago.


    También ayuda a mantener un peso adecuado, que no sobrecargue las articulaciones.

Cirugía de la artrosis

    Cuándo en tratamiento conservador no brinda resultados esperados, se suele optar por la cirugía.

    Se pueden realizar cortes del hueso, lavados articulares mediante artroscopia, fusión de articulaciones o incluso la sustitución articular por una prótesis.

No hay comentarios.