Dolor de garganta en niños ¿Qué debo hacer?

Dolor de garganta en niños ¿Qué debo hacer?

Bienvenido a mi blog, gracias por tu visita. Te invito a leer el artículo completo y dejar tu comentario al final. Ah! y si no es molestia compartelo con tus amigos... Vamos que no cuesta nada.

 Dolor de garganta en niños ¿Qué debo hacer?
Dolor de garganta en niños

    El dolor de garganta en los niños puede ser una pesadilla para ti, el bebé no quiere comer, le da fiebre, se siente mal etcétera. Hoy te cuento que debes hacer en caso de que tu niño tenga dolor de garganta.

Causas del dolor de garganta en niños 

    Son varias las causas que pueden desencadenar un dolor de garganta infantil, pero las más comunes son las infecciones, ya sea por virus o bacterias que invaden la garganta.
 
   Estas son las enfermedades que pueden desencadenar dolor de garganta en los niños con más frecuencia: 

Gripe o resfriado común 

    Es causada por el virus de la gripe y aunque puede suceder a lo largo del año, es más frecuente durante el invierno. 

    Además de dolor de garganta, se puede acompañar de fiebre, malestar general, goteo nasal y tos. 

Otros síndromes virales 

    Existen otros síndromes virales que pueden generar dolor de garganta y faringitis en los niños, como por ejemplo el síndrome mano pie boca, la varicela, mononucleosis o el COVID-19

Amigdalitis o faringitis estreptocócica

    Consiste en la inflamación de la faringe y de las amígdalas causada por una bacteria llamada Streptococcus pyogenes. 
    
    Se presenta con más frecuencia en niños en edad escolar, principalmente en invierno. Es importante señalar que solo el 20 a 30% de los niños con infección de garganta son por causa de esta bacteria. 

    Entre los síntomas se encuentra una fiebre alta de difícil manejo en algunos casos, dolor de garganta, pus en amígdalas, dificultad para tragar, ronquera, dolor de estómago. 

Alergias 

    Son otra causa de dolor de garganta en los niños, ya que generalmente se acompañan de goteo postnasal que irrita la garganta y la inflamación. 

Vómitos 

    Los vómitos, por una enfermedad estomacal o por otra causa, pueden irritar la garganta y producir dolor. 

¿Qué hacer en caso de dolor de garganta en niños? 

    Cuando los niños tienen dolor de garganta no quieren comer, se sienten mal y rechazan todo. Esto es lo que debes hacer para que el niño se recupere pronto y puedas controlar los síntomas: 
    
    Mantén al niño hidratado con abundantes líquidos para prevenir la deshidratación. Lo mejor es que le ofrezcas líquidos a temperatura ambiente, ya que muy frío o muy caliente le puede molestar. 
    
    Usa analgésicos orales como el acetaminofén, diclofenac o ibuprofeno. Recuerda que la dosis depende del peso del niño, por lo que es importante que consultes con el médico para que calcule la dosis pediátrica correcta. 
   
  Utiliza humidificadores en el cuarto, para mantener el ambiente húmedo y que no se reseque la garganta del niño. 
    
    Es considerable que limpies el cuarto con regularidad y limpies el ventilador o aire acondicionado. 

   Las gárgaras con soluciones analgésicas son una buena opción para aliviar el dolor de garganta en niños mayores. 

    En niños pequeños se pueden hacer tocamientos de garganta con estas soluciones ayudados de una gasa. Debes hacerlo con cuidado para no lastimar al niño. 

El niño no quiere comer porque le duele la garganta 

    Cuando los niños tienen dolor en la garganta, disminuye el apetito o simplemente no comen para evitar el dolor. 

    Puedes preparar alimentos blandos y de sabores suaves, para evitar las molestias al comer, como yogures, natillas, puré, etcétera. Una paleta fría puede ayudar a disminuir la molestia de la garganta en algunos casos. 

    La lactancia materna es una buena opción para complementar la comida en estas situaciones. Si aun así, el niño se niega a comer, no te desesperes, déjalo tranquilo por un rato e intenta ofrecerle comida después de un tiempo nuevamente. 

Cuándo llamar al doctor por un dolor de garganta 

    En un comienzo puedes intentar controlar el dolor en casa, pero si se presenta alguna de estas situaciones, debes comunicarte con el médico lo antes posible: 

    ● Si el dolor se prolonga por más de 3 días 
    ● Si el niño presenta fiebre alta, vómitos o dolor en los oídos. 
    ● Se asocia a dificultad para respirar o tragar. 
    ● El niño pasa mucho tiempo sin ingerir alimentos o luce deshidratado

Antibióticos para el dolor de garganta 

    La infección de garganta es causada generalmente por virus, por lo que al cabo de unos 5 a 7 días el dolor desaparece por sí solo. 

    No es necesario utilizar antibióticos porque no son efectivos contra los virus y la automedicación en los niños es peligrosa. 
Dolor de garganta

    Por su parte, la infección bacteriana de la garganta, aunque también puede sanar sin antibióticos, estos aceleran el tiempo de recuperación, reducen la capacidad de contagio y disminuyen el riesgo de sufrir complicaciones producto de la infección. 

    Debes cumplir con el tratamiento indicado por el médico de forma estricta, completando los días indicados sin suspender el medicamento antes de tiempo, aun cuando el niño ya no presente síntoma alguno. 

    Las infecciones de garganta maltratadas son unas de las causas de recurrencia de las infecciones de garganta. De igual forma, el uso de antibióticos de forma inadecuada puede crear resistencia bacteriana, que impedirá su uso en una infección posterior. 

Cómo evitar la infección de la garganta 

    Las infecciones de la garganta, ya sea de origen viral o bacteriano, se transmiten a través de gotitas de saliva que se esparcen al toser o estornudar o por contacto directo de las manos infectadas con el virus con la nariz, boca u ojos. 

    Los niños que acuden a guarderías y centros de cuidado tienen un mayor riesgo de contagiarse de otros niños. Estos agentes causantes de los dolores de garganta se transmiten con facilidad. 

    Para evitar la propagación y el contagio por estos gérmenes es importante que todos los miembros de la familia se laven las manos frecuentemente y evitar compartir vasos, cubiertos y otros utensilios a través de los cuales puedan transmitir el germen a otro miembro de la familia. 

    Cubrirse la boca con el codo o un pañuelo desechable al momento de toser o estornudar es otra medida necesaria para evitar la propagación de estos virus y bacterias.

    Comparte esta información en tus redes sociales y si tienes alguna pregunta no dudes en dejarla en la caja de comentarios.

No hay comentarios.