Dolor de espalda por posturas inadecuadas

Dolor de espalda por posturas inadecuadas

Bienvenido a mi blog, gracias por tu visita. Te invito a leer el artículo completo y dejar tu comentario al final. Ah! y si no es molestia compartelo con tus amigos... Vamos que no cuesta nada.

Dolor de espalda por posturas inadecuadas
dolor de espalda

     Existen distintas causas que pueden ocasionar el dolor de espalda, pero podríamos decir que hasta la mitad de los casos, de dorsalgia, se deben a posturas inadecuadas durante nuestro día a día. 

     La mala postura va causando desgaste en nuestra columna vertebral y la hace más frágil y propensa a lesionarse.

Factores de riesgo para la dorsalgia

    Si bien la dorsalgia puede presentarse en cualquier persona, existen algunas condiciones que aumentan el riesgo de sufrir dolor de espalda como:

Envejecimiento

     A medida que van pasando los años, el desgaste en nuestra columna vertebral es mayor y, por lo tanto, el riesgo de sufrir lesiones aumenta con la edad.

Sedentarismo

       Las personas sedentarias tienen una musculatura débil y flácida, que implica una menor protección para la columna vertebral.

Obesidad

        El sobrepeso y la obesidad, además de traer problemas con el colesterol, aumenta la carga a la cual es sometida la región dorsal.

Enfermedades hereditarias

     Enfermedades como las discopatías hereditarias o la cifosis juvenil de Scheuermann pueden aumentar el riesgo de sufrir dolor de espalda.

Enfermedades adquiridas

     Como la artritis y el cáncer, pueden debilitar las vértebras y hacerlas propensas a lesionarse con mayor facilidad.
    
    Visita este post para conocer la diferencia entre artrosis y artritis.

Tabaquismo. 

      Los fumadores tienen un mayor riesgo de desarrollar dorsalgias, ya que este afecta la circulación sanguínea hacia las vértebras dorsales. Este menor aporte de sangre aumenta del desgaste de las vértebras.

Posturas inadecuadas

    Especialmente en trabajadores y estudiantes que pasan largas horas sentados o parados de forma incorrecta. 

Embarazo

     Las embarazadas pueden desarrollar dolor de espalda durante el embarazo por el desplazamiento parcial de la columna y el aumento en la carga. 

Dolor de espalda por posturas inadecuadas

    La espalda es una estructura compleja y bien armada, conformada por las vértebras, discos intervertebrales y músculos, que permiten dar estabilidad y realizar los movimientos propios de la espalda.

    Es necesario hacer el cuidado adecuado de la espalda, para que no se produzcan alteraciones estructurales y funcionales, que lesionen y traigan como consecuencia el dolor y deterioro de la biomecánica dorsal.

    Los discos intervertebrales soportan distintas cargas, de acuerdo a la posición en la que nos encontremos, ya sea de pie, sentados o acostados. 

    Además, también influye la postura que adoptemos en cada situación, ya que las posturas inadecuadas aumentan las cargas sobre los discos intervertebrales.

    La mayoría de las dorsalgias son provocadas por posturas inadecuadas al momento de caminar, agacharse, levantarse o estar sentado. 

     Generalmente, se produce un dolor leve a moderado en la región dorsal, que puede irradiarse hacia los hombros y el cuello.

Posturas inadecuadas más comunes y cómo corregirlas

      Una de las principales posturas inadecuadas se adopta al acostarse boca arriba o boca abajo, lo ideal es que se haga de lado o semi inclinado para mantener la curvatura de la columna. 

     Al estar parados lo correcto es repartir el peso entre las dos piernas y no dejar todo el peso sobre una sola.

    Mientras que al estar sentados no se deben cruzar las piernas, ya que el peso recaerá sobre los glúteos. También evita usar sillas sin respaldo dorsal o sentarte muy hacia adelante, hacia atrás o encorvado.

    La forma correcta de sentarse es con los pies en el piso y los tobillos un poco más adelante de las rodillas, los hombros relajados tirados hacia atrás y evitando encorvarse. Los codos deben estar cerca del cuerpo y doblarse entre 90 y 120 grados.

    La espalda debe tener un buen apoyo, para lo cual puedes utilizar una almohada, si la silla no tiene respaldo para la zona lumbar. Es recomendable que se tomen descansos cada 1 hora para caminar y hacer estiramiento breves.

     En el sitio de trabajo, es importante que configures bien tu espacio, asegurándote de que la pantalla de la computadora esté directamente frente a ti, de tal modo que la parte media quede a la altura de tus ojos.

¿Qué hacer para evitar la dorsalgia?

    Durante nuestra vida cotidiana, es fundamental mantener una buena postura, así como hábitos posturales saludables que aseguren la salud de la columna vertebral.

     Lo ideal es que los hábitos correctos de postura sean enseñados desde la infancia, para evitar las lesiones vertebrales en un futuro, sin embargo, muchos llegan a la adultez, sin conocer la postura correcta para realizar ciertas actividades.

      Una manera de ayudar a mejorar la postura durante nuestro día a día, son las espalderas, que le brindan soporte a la espalda y corrige la postura, evitando la adopción de posturas inadecuadas. 

        La higiene postural tiene un efecto positivo para reducir la carga a causa de posturas inadecuadas.

   ¿Conoces las diferencias entre epicondilitis y epitrocleitis? Visita este post.

Tratamiento para el dolor de espalda

    Cuando aparece la dorsalgia, se puede aliviar el dolor con analgésicos orales y se deben iniciar procesos de rehabilitación y fisioterapia, con ejercicios que permitan fortalecer la musculatura de la espalda y corregir las posturas inadecuadas.

    Ante un dolor de espalda insidioso, que no mejora con el reposo y que se vuelve recurrente, es importante que consultes con el traumatólogo, para descartar alguna alteración estructural de la columna.

     Si se trata solo de un dolor por posturas inadecuadas, una vez que empieces el proceso de fisioterapia y corrijas la postura al acostarte, sentarte o pararte, el dolor mejorará considerablemente. 

Consecuencias de la dorsalgia

    La dorsalgia, además del dolor que ocasiona, trae consigo consecuencias psicológicas para las personas, ya que no poder realizar actividades comunes de la vida diaria, podrían causar depresión y perjudicar el estatus social, al no poder desempeñar ciertos trabajos.

    Otro aspecto crucial, lo vemos en las actividades recreacionales y deportivas, las cuales se verán limitadas en las personas con dorsalgia. 

    La actividad sexual también se puede ver comprometida, ya que algunos movimientos podrían causar disconformidad e interferir en el desarrollo del acto.

     Comparte esta información y comenta si tienes alguna duda.

No hay comentarios.