Como curar el dolor en el Antepié

Bienvenido a mi blog, gracias por tu visita. Te invito a leer el artículo completo y dejar tu comentario al final. Ah! y si no es molestia compartelo con tus amigos... Vamos que no cuesta nada.

Como curar el dolor en el Antepié
Dolor de antepié

        El dolor en los pies, es el segundo motivo de consulta más frecuente por problemas músculo-esqueléticos. Así que probablemente en algún momento hayas sufrido de dolor en el antepié que te impide realizar tus actividades diarias o deportivas. Hoy te comento como curar el dolor en el antepié.

¿Cuál es el antepié?

        Por anatomía, el pie lo podemos dividir en tres regiones, retropié, parte media y antepié. El antepié está formado por las falanges de los dedos del pie y por los cinco huesos metatarsianos, que son los huesos largos del pie.


        Los dedos del pie están formados por tres falanges, excepto el dedo gordo que sólo tiene dos. Las articulaciones, que unen estos huesos, se denominan interfalángicas, mientras que la articulación que une la falange proximal con los huesos del metatarso, se denomina metatarso-falángica.

Factores de riesgo para desarrollar dolor en el antepié

        El dolor del antepié viene dado por años de movimientos y sobrecarga de las articulaciones interfalángicas y metatarsofalángicas del pie. Esta sobrecarga puede deberse a:


            Deformidades propias del pie, que predisponen a una mayor carga sobre el pie.


            Enfermedades degenerativas, como la artrosis.


            Lesiones o inflamación del cartílago, tendones o tejido celular subcutáneo.


            Mal desarrollo del pie, causado por la forma de caminar o el tipo de pie heredado.


            Uso de zapatos con tacón alto o apretados. Los zapatos que aprietan unos dedos contra los otros, aumentan el riesgo de sufrir dolor en el antepié. 


            Profesiones que conllevan un esfuerzo excesivo del pie, también predisponen el desarrollo de estas enfermedades, por ejemplo los bailarines de ballet y algunos deportistas.


            Obesidad. Es otro factor importante para el desarrollo de los dolores y enfermedades del antepié, ya que se aumenta la carga que los pies deben soportar.

Tratamiento para el dolor del antepié

        El tratamiento se basa en disminuir las presiones sobre el antepié y detener la deformidad progresiva, utilizando medidas físicas, como separadores y/o plantillas. 


        También se pueden utilizar analgésicos en caso de dolor agudo, combinado con terapia de calor y frío, para desinflamar y relajar los ligamentos y músculos del pie. Veamos cuales son las principales causas de dolor en el antepié y qué hacer en cada caso.

Principales causas del dolor en el antepié

Son varias las afecciones que pueden originar dolor en el antepié, estas son las más comunes:

Dedos en garra / martillo o mazo.

        Los dedos en garra, mazo o martillo son deformidades que aparecen en los dedos de los pies, excepto en el hallux o dedo gordo. Estos tres tipos de deformidades se presentan dedos del pie flexionados y su nombre depende de cual articulación es la afectada:


        ●  Dedo en mazo, la articulación afectada es la distal, vemos la punta del dedo flexionada.


        ●  Dedo en martillo se afecta la articulación proximal, en este caso se flexiona la parte media del dedo.


        ●  Dedo en garra, aquí existe una combinación de las dos anteriores, más una hiperextensión de la articulación metatarsofalángica, por lo que el dedo adopta la posición como una garra. 

Otro punto a destacar, es que la afectación de la articulación puede ser de dos tipos:


        ●  Flexible, cuando podemos devolver el dedo a su posición normal logrando su extensión y flexión.


        ●  Rígida, en donde no se puede extender el dedo.

        El tratamiento va a depender de sí se trata de una deformidad flexible o rígida.


        En la deformidad flexible se pueden aplicar estiramientos, tanto de los músculos flexores como extensores de dedos, para evitar el agarrotamiento de los dedos. Así como el uso de ortesis o almohadillas que amortiguan la presión sobre los dedos.


        También se debe cuidar el uso del calzado adecuado, preferiblemente que no apriete los dedos. Evitar los tacones altos y zapatos de punta estrecha.

        

        Para las deformidades rígidas o que no mejoran con el tratamiento conservador, se debe recurrir a la cirugía.

Callos en el antepié

        Los callos o callosidades del antepié, son engrosamientos de la piel y representan una respuesta del cuerpo, ante un aumento en la fricción y presión sobre una zona del pie, a causa de una mala pisada, medias o zapatos incómodos y deformidades del pie.


        Existen distintos tipos de callosidades, pero podemos dividirlas en dos grandes grupos:


        ●  Dureza o hiperqueratosis difusa, en la cual hay una lesión extensa pero superficial, sin bordes definidos, de color amarillento, generalmente sin dolor.


        ●  Helomas o hiperqueratosis localizada, en donde hay una alteración de la piel más concéntrica, profunda y definida. Dependiendo del lugar donde aparezca puede ocasionar dolor al caminar.


        Los zapatos de tacón alto y de punta estrecha son los principales causantes de los callos. El uso de calcetines mal puestos, con arrugas o pliegues, también puede generar fricción y por lo tanto callosidades.


        De igual forma usar zapatos, sin calcetines puede favorecer el roce del pie con el zapato y provocar la aparición de hiperqueratosis en el antepié. La falta de hidratación y la presencia de juanetes, dedos en martillo o garra, favorecen la aparición de estas callosidades.

        

        Para tratar las callosidades se debe disminuir la presión y eliminar las durezas de los pies. Para disminuir la presión y prevenir la aparición de nuevos callos, se pueden utilizar bandas plantares o plantillas de silicona.

Dedos torcidos

        Su nombre técnico es clinodactilia y consiste en una desviación lateral anormal de uno o varios dedos, con respecto a los otros dedos. El dedo afectado puede localizarse por encima o por debajo de los otros dedos. A simple vista se puede observar el dedo desviado o torcido.


        Se puede heredar de alguno de los padres o de ambos o puede resultar de un golpe en el dedo que no fue tratado adecuadamente, el cual consolida y evoluciona con una desviación del dedo. Los tacones altos y zapatos de punta estrecha también pueden provocar dedos torcidos.

        

        El tratamiento tiene como finalidad llevar y mantener el dedo a su posición correcta. Se puede conseguir utilizando separadores de siliconas y plantillas especiales para evitar su progresión. 

        Cuando la deformidad es severa o no corrige con las ortesis, se utiliza la cirugía para resolver el problema.

Metatarsalgia

        Consiste en la presencia de dolor en el pie a nivel del metatarso, justo antes de los dedos de los pies. Se presenta por un desequilibrio entre la presión que recibe el antepié y el talón.


        El antepié soporta una mayor presión, que provoca que la almohadilla plantar, situada debajo de los metatarsos, se desgaste y vaya disminuyendo. Esto provoca dolor, sensación de calor, durezas plantares e inflamación del pie.


        La forma del pie puede contribuir al desarrollo de la metatarsalgia. Por ejemplo, el pie cavo o el pie equino, deformidades donde el pie se desvía hacia adentro o hacia afuera, presentan una mayor probabilidad de sufrir dolor en esta zona, por la sobrecarga que recae sobre los metatarsianos.


        De igual forma del uso de zapatos estrechos y de tacón alto, pasar largas horas de pie o la práctica de deportes de impacto, que incrementan la presión en la almohadilla plantar, contribuirán al desarrollo de la metatarsalgia.


     La presencia de hallux valgus, o comúnmente conocido como juanete, también aumenta la sobrecarga sobre los metatarsianos, pudiendo causar dolor en el antepié.


        Para mejorar este dolor se usan plantillas o almohadillas plantares. Es una solución cómoda para usar diariamente, que ayudará a reducir el dolor y evitará la aparición de durezas en la piel del pie. También es útil aplicar frío local, guardar reposo y analgésicos, en caso de dolor intenso.


        ¿Te parece interesante esta información? Déjame saber en los comentarios…



No hay comentarios.