¿Qué son los glóbulos blancos y qué significan?

- Si es de tu interés este artículo, apoyame compartiendo en tus redes sociales favoritas y de esa manera también incentivando a tus amigos, que crees les pueda interesar leer esto.

¿Qué son los glóbulos blancos y qué significan?

Glóbulos blancos

Probablemente hayas escuchado la frase: “tiene los glóbulos blancos elevados” y no sabes a qué se refieren cuando dicen esto. Hoy hablaremos de qué son los glóbulos blancos o leucocitos y cuál es su significado de acuerdo al valor encontrado.

Si necesitas contratar un redactor médico puedes hacer click aquí.

¿Qué son los leucocitos?

Los glóbulos blancos son células de la sangre que se producen dentro del hueso (en la médula ósea) y circulan en nuestra sangre y tejido linfático. Estas células ayudan a nuestro cuerpo a combatir las infecciones y otras enfermedades al formar parte del sistema inmunitario.

Se pueden elevar por distintas enfermedades, pero la causa más frecuente de la alteración del valor de glóbulos blancos son las infecciones. De acuerdo al germen infectante, se elevará algún tipo de célula blanca específica por encima de su valor normal.

Tipos de glóbulos blancos

Los glóbulos blancos o leucocitos pueden diferenciarse en distintos tipos de células, cada una con funciones específicas, pero con la finalidad concreta de ayudar al sistema inmune a combatir la enfermedad. Podemos clasificar los leucocitos de la siguiente manera: 

  • Granulocitos: Estos se dividen en neutrófilos, eosinófilos y basófilos. 
  • Monocitos.
  • Linfocitos: Divididos en linfocitos T y linfocitos B.

Conteo de glóbulos blancos 

Este examen se utiliza para determinar el número de glóbulos blancos en la sangre, generalmente está incluido en la hematología completa.

Distintas enfermedades pueden hacer variar el valor normal de glóbulos blancos en la sangre. Algunas pueden aumentar la producción de glóbulos blancos y otras pueden hacer que los glóbulos blancos disminuyan.

Generalmente las infecciones bacterianas y virales hacen que los glóbulos blancos aumenten, sin embargo, algunos virus pueden disminuir la producción de células blancas. La de mayor importancia es el síndrome de inmunodeficiencia humana SIDA, causada por el virus de inmunodeficiencia humana VIH.

Otras enfermedades, como en algunos tipos de cáncer, también reducen el número de glóbulos blancos en la sangre. Algunos medicamentos, como los utilizados en quimioterapia para tratar el cáncer, reducen la producción de glóbulos blancos.

Para qué sirve el conteo de glóbulos blancos 

El conteo de glóbulos blancos se utiliza para diagnosticar enfermedades relacionadas con la elevación o disminución de los leucocitos. 

Principalmente se utiliza en caso de infecciones, pero también pueden ser útiles en el diagnóstico de leucemia, linfoma, reacciones alérgicas y enfermedades del hígado y bazo. 

¿Debo estar en ayunas para realizarme el examen de glóbulos blancos?

El examen de glóbulos blancos, al igual que a la hematología completa, se puede realizar sin necesidad de estar en ayunas y en cualquier momento del día. 

Ahora bien, la fiebre si puede alterar el resultado y elevar la cantidad de glóbulos blancos, por lo que se debe tomar la muestra cuando la fiebre haya cedido, para evitar confusiones en el valor real de leucocitos.

¿Qué significa la alteración de los glóbulos blancos?

Cuando los glóbulos blancos aparecen elevados en el resultado de laboratorio puedes sugerir alguna de las siguientes situaciones: 

  • Una infección bacteriana o viral 
  • Enfermedades inflamatorias 
  • Alergias
  • Eventos traumáticos como quemaduras o cirugías 
  • Leucemia

        Si los glóbulos blancos aparecen bajos pueden ser indicativo de:

  • Daño en la médula ósea 
  • Enfermedades autoinmunitarias como el lupus 
  • Algunos síndromes virales, como el dengue o la mononucleosis que pueden reducir la cuenta de glóbulos blancos
  • VIH/sida
  • Cáncer con afectación de médula ósea 
  • Algunos medicamentos

Debemos tener en cuenta que por sí sola la elevación o disminución de los glóbulos blancos no representa un valor diagnóstico, debe complementarse con la sintomatología y otros exámenes complementarios si es necesario.

¿Por qué me solicitan conteo de glóbulos blancos tan seguido?

Los glóbulos blancos pueden solicitarse en días cercanos para evaluar la evolución de algunas enfermedades. Tu médico tratante puede solicitar un control de glóbulos blancos para evaluar la reacción de los mismos ante la aplicación de un tratamiento.

Un ejemplo de esto es en el tratamiento de las infecciones bacterianas que posterior al uso de antibióticos se solicita un nuevo conteo de glóbulos blancos para verificar si los antibióticos han funcionado contra la infección. Un tratamiento efectivo debería hacer disminuir los glóbulos blancos en caso de una infección. 

En el tratamiento del VIH, por el contrario, se espera que los glóbulos blancos se eleven hasta un valor normal. 

¿Se puede diferenciar una infección bacteriana de una viral?

Como hemos mencionado, en ambos casos los glóbulos blancos pueden elevarse. El recuento de glóbulos blancos mide la cantidad total de leucocitos en la sangre, mientras que la fórmula leucocitaria mide la cantidad y el porcentaje de cada tipo de glóbulo blanco. 

Para diferenciar una infección bacteriana de una viral, e incluso de otras enfermedades, utilizamos la fórmula de leucocitos, en la cual podemos evidenciar la cantidad de cada tipo de célula blanca en la sangre.

Cuando los neutrófilos se elevan por encima de su valor normal podemos sospechar de una infección bacteriana. Hablamos de una neutrofilia que generalmente se acompaña de una leucocitosis o elevación de glóbulos blancos totales.

Mientras que cuando los que se elevan son los linfocitos, la principal sospecha se dirige a una infección de tipo viral. La elevación total de glóbulos blancos en este caso es más discreta y en algunos casos puede disminuir.

           Los eosinófilos tienden a elevarse en infecciones parasitarias o en caso de alergias.

Mientras que los monocitos son menos específicos y tienen elevarse en infecciones crónicas como la tuberculosis o en la fase de recuperación de las infecciones agudas.

Si te gusta este tipo de información compartela en tus redes sociales y suscribete a mi blog.


No hay comentarios.