¿Qué hacer si mi bebé no quiere comer?

¿Qué hacer si mi bebé no quiere comer?

Bienvenido a mi blog, gracias por tu visita. Te invito a leer el artículo completo y dejar tu comentario al final. Ah! y si no es molestia compartelo con tus amigos... Vamos que no cuesta nada.

 ¿Qué hacer si mi bebé no quiere comer?

¿Qué hacer si mi bebé no quiere comer?

    Una de las principales preocupaciones de los padres y por la cual consultan con frecuencia al médico, es porque el bebé no quiere comer. Por eso en este artículo te explico que hacer si el bebé no quiere comer.

La importancia de la alimentación y el acto de comer

     La alimentación es importante para un buen desarrollo psicomotor en la etapa de crecimiento, ya que el comer se asocia con el desarrollo afectivo, orgánico, funcional y conductual.

      El acto de comer va mucho más allá que solo llevar nutrientes a nuestro cuerpo y en los niños toma mayor importancia. 
        
       La mayoría de nuestros sentimientos y conductas con la comida, se desarrollan en los primeros años de vida y es aquí donde los padres juegan un papel fundamental.

La alimentación inicia con la lactancia materna

     Desde el nacimiento, lo primero que hacemos, después de respirar, es alimentarnos. La gran mayoría, afortunadamente, desde el pecho de la madre. Aquí comienza el lazo de amor que relaciona la alimentación con el afecto y calor de la madre.

     Esa relación que se crea entre comer y el ambiente de protección, amor, cercanía, nace en el momento de la lactancia y por eso es la recomendación principal de todos los pediatras.

Las primeras comidas del bebé

    Después de la lactancia, a medida que el bebé continúa creciendo, se van incorporando nuevos alimentos a la dieta, que generan nuevos sentimientos y conductas en el bebé.

      Por un lado, el bebé comienza a independizarse y por otro ocurre el destete de la lactancia materna. Muchas veces esto afecta a ambas partes, incluso más a la madre que al bebé. 

      En esta etapa, es donde generalmente comienza el conflicto. Cuando el bebé no come, es necesario hacer estas preguntas:

      ¿De verdad el bebé no está comiendo o no come lo que esperabas? ¿No come desde un comienzo o dejó de comer hace unos días? Intentemos darle respuestas…

Mi bebe no come lo suficiente

    Esto es algo subjetivo, si el bebé está ganando peso y se mantiene dentro de los percentiles adecuados, es un niño sano que juega y ríe, probablemente esté comiendo lo suficiente para su organismo.

       No es necesario sobrealimentar al niño con toda la comida que queremos que consuma, su cuerpo viene con un sistema de autorregulación que le permite saber cuándo es suficiente.

        Al obligar al niño a comer, cuando no quiere más, le estamos creando ya un conflicto en su mente y condicionándolo a tener una mala experiencia con la comida.

Es normal que el bebé coma menos en los primeros años

        Debemos tener en cuenta, que el crecimiento es mucho más lento desde el 1er año hasta los 5 años de edad, por lo que los requerimientos serán menores. 

        En esta etapa aparece la conocida anorexia fisiológica, nuestro bebé no come igual que antes, pero no significa que no sea lo suficiente.

Hay alimentos que no son agradables para el gusto del bebé. 

        Algunos padres obligan a sus hijos a comerlos u ofrecen recompensas, generando solo un ambiente de rechazo con estos alimentos. 

        Si cambiamos la forma de prepararlo o acompañándolo con otro alimento, podemos lograr que el bebé se lo coma.

Comer debe ser un momento agradable

      Crear un ambiente ameno alrededor de la comida, hará sentir al niño a gusto en este momento. Debemos lograr que el niño se sienta cómodo y disfrute comer, podemos permitirle ayudar a preparar la comida o poner la mesa. 
    
        Hacerlo sentir importante e integrado en las comidas, facilita que siempre quiera comer.

        Algunos padres usan este momento para recriminar o regañar al niño, por cosas malas que hizo en otro momento del día, lo que en ocasiones hace que el niño no quiera sentarse en la mesa, únicamente por el hecho de evitar estas recriminaciones.

       Lo ideal es hacer esto en otra ocasión y no al momento de comer, así evitamos que se generen sentimientos desagradables a la hora de comer.

El bebé comía normal, pero de unos días para acá come menos

        Si el niño ha tenido algún síntoma de enfermedad, como malestar, fiebre o dolor, puede tener una pérdida repentina del apetito.

        Cuando nos sentimos mal, uno de los primeros síntomas que aparece es la pérdida de apetito, en especial si se agravan los otros síntomas al comer. 

        Si el bebé tiene diarrea y después de comer se produce el dolor abdominal, por instinto va a evitar comer.

        Durante el resfriado se produce mayor cantidad de moco, este es tragado por el niño y aunque no lo nutre, si produce saciedad. 

        Es normal que el bebé coma menos, pero cuando deje de estar enfermo, volverá a comer de forma normal. Siempre es importante vigilar el estado de ánimo y la hidratación durante estos periodos. 
 
        Si el cuadro se extiende por más de tres días o se presenta alguna complicación, como intolerancia a la vía oral o evacuaciones líquidas, en más de tres oportunidades por día, acude a la consulta con el médico pediatra.

Consejos para lograr una alimentación adecuada en los niños

        Sigue estos consejos para que tu niño siempre tenga ganas de comer:

        -     Da el ejemplo, los bebés siempre imitan a sus padres.

        -     No ofrezcas intercambios sentimentales o materiales si el bebé no come. Decirle a tu bebé “si no comes, no te amo” o “si te lo comes, te compro un dulce”, no es saludable, ya que crearemos conflictos emocionales con respecto a la comida.

        -     Proporciona 5 comidas al día a tu bebé, evitando que las meriendas estén sobrecargadas y respetando los horarios.

        -     Reduce la cantidad de golosinas por semana.

        -     Limita el consumo de leche, con 500 cc por día es más que suficiente para su correcto desarrollo.

        -     Incluye poco a poco nuevos alimentos, deja que vaya experimentando nuevos sabores y texturas.

        -     Varía la preparación de los alimentos, así podrás ir descubriendo qué gustos tiene tu bebé.

        -     Respeta sus gustos también, a nadie le gusta que lo obliguen. Comer debe ser un placer, no una obligación.

        -     Genera un ambiente ameno y confortable a la hora de comer, intégralo en las actividades relacionadas con la comida.

        -     Acude a su pediatra en caso de enfermedad, si tu bebé no gana peso o no quiere comer ningún tipo de alimento.

        Si te gusta este tipo de contenido te invito a compartirlo y que me dejes tu comentario...


No hay comentarios.