¿Qué es la cetosis? Todo sobre la cetosis

- Si es de tu interés este artículo, apoyame compartiendo en tus redes sociales favoritas y de esa manera también incentivando a tus amigos, que crees les pueda interesar leer esto.

¿Qué es la cetosis? Todo sobre la cetosis

que es cetosis
Descubre todo sobre la cetoacidosis

La cetosis es un estado natural que alcanza el organismo cuando deja de utilizar la glucosa como fuente de energía y comienza a utilizar la grasa, con la formación consecuente de cuerpos cetónicos.

Son muchos los beneficios que trae el estado de cetosis para la salud, como pérdida de peso, disminución de riesgo de enfermedades crónicas, mejor funcionamiento mental, incluso mejoría en enfermedades como hipertensión o diabetes.

Sin embargo, como toda dieta puede tener efectos secundarios, pero estos suelen desaparecer en pocos días. Con disciplina y el control adecuado, se pueden conseguir los beneficios de la cetosis, sin que ésta represente un riesgo para la salud.

Revisemos el día de hoy todo sobre la cetosis.
1. ¿Qué es exactamente la cetosis?
La cetosis es el estado natural en el cual entra el organismo por acumulación de cuerpos cetónicos en la sangre. Los cuerpos cetónicos o cetonas son producidos en el hígado, cuando utiliza las grasas, que hay en los adipocitos, para producir energía.

La principal fuente de energía en el organismo es la glucosa, almacenada en forma de glucógeno. Cuando por alguna razón dejamos de consumir azúcares en la dieta, disminuye la secreción de insulina y por tanto el almacenamiento de glucógeno.

Una vez se han agotado las reservas de glucosa, el hígado echa mano de las grasas para producir ATP (adenosin trifosfato) y como efecto colateral produce los cuerpos cetónicos, que comienzan a aumentar progresivamente hasta alcanzar la cetosis.

2. Como entrar a un estado de cetosis
Para entrar en estado de cetosis deben agotarse los depósitos de glucosa, esto se puede conseguir con ayunos prolongados o si eliminamos de nuestra dieta la mayoría de los carbohidratos, esta es la conocida dieta cetogénica.

La secreción de insulina está influida por la ingesta de azúcares, esta se encarga de almacenar los carbohidratos digeridos y de convertir el exceso en grasa. Al disminuir la secreción de insulina la grasa no se almacena, si no que se utiliza como fuente de energía.

El hígado empieza a transformar la grasa en energía y cuerpos cetónicos, si continúa la falta de carbohidratos, las cetonas se acumularan en sangre y después de cierto tiempo el organismo entra en cetosis.

Entonces para entrar en estado de cetosis es necesario reducir el aporte de carbohidratos en la dieta y aumentar las grasas. La fibra y la proteína se pueden mantener en niveles moderados. Los ayunos intermitentes ayudan a conseguir el estado de cetosis.
3. Beneficios de la cetosis          
Nuestros antepasados obligados por los ayunos prolongados, debido a los cambios de estaciones y la dificultad de conseguir alimentos, entraban constantemente en estado de cetosis. Esto traía muchos beneficios para su salud, así como puede traerlos para tu salud actualmente.
       
 Entre los beneficios que nos trae entrar en estado de cetosis podemos destacar los siguientes:
a. Pérdida de peso        
De acuerdo a distintos estudios científicos las personas que consumen una mayor cantidad de grasas, con respecto a los carbohidratos, tienden a quemar mucho más rápido la grasa abdominal.
         
Las altas concentraciones de azúcar en sangre y los depósitos de glucógeno permiten que se acumule agua en exceso. Al disminuir la secreción de insulina dejan de formarse estos depósitos y este exceso de agua es eliminado.

En cetosis el hambre disminuye, por lo que consumes menos cantidad de comida, lo que contribuye a la pérdida general de peso, además de ahorrarte dinero y tiempo.
          
En la cavidad abdominal se almacena la mayor cantidad de grasa visceral, por acción de la insulina que transforma el exceso de glucosa en grasa. Esta se puede reducir al disminuir el consumo de hidratos de carbono.
b. Desempeño mental       
La glucosa es la principal fuente de energía, sin embargo las cetonas tienen mayor eficacia a la hora de aportar energía a nivel cerebral. Mejorando la lucidez en enfermedades como el Alzheimer o el Parkinson. 
       
El equilibrio de los ácidos grasos omega 3 y omega 6 es fundamental para el correcto funcionamiento del cerebro, la dieta cetogénica ayuda a mantener este equilibrio.

La producción de ATP y mitocondrias a nivel de las células cerebrales aumenta gracias a la cetosis, lo que ayuda a mejorar el rendimiento y la lucidez mental.
c. Reducción del riesgo de enfermedades crónicas          
La cetosis reduce la inflamación y mejora la función mitocondrial, reduciendo el riesgo de sufrir enfermedades crónicas. La diabetes, hipertensión arterial, trastornos metabólicos y hormonales se pueden prevenir con la cetosis.
        
La disminución de peso, de secreción de insulina, de niveles de glucosa en sangre, disminución de colesterol malo y la mejora de la energía corporal y cerebral obtenida con la cetosis contribuyen a reducir el riesgo de enfermedades crónicas.
d. Mejor presión arterial
          El daño que se produce a nivel renal o en las capas de las arterias por los altos niveles de glucosa, producen hipertensión arterial. Reduciendo el exceso de glucosa en sangre, disminuye este daño y por tanto mejora la presión arterial.
           
La reducción de peso y el control de los niveles de insulina también favorecen a un mejor control de la salud cardiovascular.
e. Reducción del nivel de nivel de azúcar en la sangre e insulina        
El aporte de carbohidratos en la dieta cetogénica es reducido, por lo que disminuyen los niveles de azúcar en sangre y por consiguiente la secreción de insulina.

Los diabéticos tipo 2 se ven favorecidos por el estado de cetosis, reduciendo la necesidad de inyecciones de insulina y disminuyendo las dosis de los hipoglicemiantes orales.
f. Mejora del colesterol        
La arteriosclerosis o endurecimiento de las arterias se produce por acumulación de colesterol malo en las paredes de los vasos, estrechándolos y aumentando su resistencia. Esto favorece la elevación de la presión arterial.

  Esta acumulación de grasa en las paredes de las arterias se conoce como trombos y si un fragmento de estos trombos se desprende puede viajar y obstruir las pequeñas arterias del cerebro o el corazón produciendo, enfermedad cerebro vascular o infartos al miocardio.

La cetosis favorece la eliminación del colesterol malo (LDL) y favorece la elevación del colesterol bueno (HDL) en el organismo. El colesterol malo es otro factor de riesgo para desarrollar enfermedades cardiovasculares.
4. Efectos secundarios de la cetosis       
Cuando entras en cetosis, sobre todo si lo haces por primera vez, pueden presentarse algunos efectos secundarios, principalmente debido al proceso de adaptación del organismo a una nueva fuente de energía distinta a la glucosa.

Estos efectos secundarios varían de persona a persona, incluso hay personas que no presentan ningún efecto. En los casos en que se presentan, la mayoría pueden controlarse y suelen desaparecer en pocos días. Algunos de estos efectos son:

Gripe keto, que incluye síntomas como dolor de cabeza, mareo, náuseas, dificultad para concentrarse, cansancio y fatiga. Aparece en los primeros días de la dieta.

Halitosis, mal aliento por la acumulación de cetonas. Se puede mejorar utilizando enjuagues bucales y cepillándose varias veces al día.

Insomnio, suele desaparecer después de unos días, incluso luego se consigue mejorar la calidad del sueño.  

Poliuria, o el aumento en la frecuencia y cantidad de orina, se da por arrastre de cuerpos cetónicos expulsados por el riñón a través de la orina. 

Polidipsia, aumento de la sed, asociado al aumento de la expulsión de orina.

Pérdida del apetito

Estreñimiento, mejora aumentando la hidratación e incluyendo algunas fibras en la dieta.

Calambres musculares, se dan por la disminución de minerales en la dieta y deshidratación. Mejorando la ingesta de líquidos y sal pueden mejorar.

Palpitaciones, se presenta principalmente por la deshidratación producto de la poliuria.

Pérdida temporal del cabello, las pérdidas son mínimas y después de un tiempo se normaliza.

5. ¿Qué es la cetoacidosis y porque no hay que temerla? 
La cetoacidosis muchas veces es confundida, incluso por algunos médicos, con la cetosis, quizás por lo parecido de los términos. La cetoacidosis representa una elevación extrema de los cuerpos cetónicos en la sangre.

Hablamos de cetosis cuando existe una concentración de cuerpos cetónicos en sangre mayor a 0,5 mmol/L hasta 3 mmol/L. En la cetoacidosis esta concentración se eleva por encima de los 10 mmol/L.

Esta elevación se produce por un aumento excesivo en la formación de cuerpos cetónicos y la falta de compensación por parte del organismo. Principalmente se presenta en diabéticos tipo 1, en donde la producción supera a la eliminación de las cetonas.

Los cuerpos cetónicos hacen que disminuya el pH de la sangre, haciendo que se vuelva más ácida. En los primeros días de cetosis nuestro cuerpo elimina el exceso por la orina, pero si hay alguna condición que impida que esto ocurra, se acumulan en la sangre

La cetoacidosis es peligrosa para la salud, produciendo síntomas como mucha sed, ganas de orinar frecuente, mareos, nauseas y dolor abdominal. En los casos más graves si no se realiza el tratamiento adecuado puede ocasionar coma o la muerte.

Las personas sanas difícilmente llegaran a presentar cetoacidosis, el exceso de cuerpos cetónicos es excretado por el riñón a través de la orina. El aumento excesivo de cetonas estimula la producción de insulina, que detiene su producción.
6. ¿En qué casos puede ser peligroso la cetosis?            
La cetosis suele ser bastante segura en la mayoría de las personas, pero hay algunos casos en los cuales una dieta cetogénica, si no se realiza con la supervisión adecuada, puede ser peligrosa, sobre todo por el riesgo de presentar cetoacidosis.
             
La cetosis no está contraindicada en estos, casos pero necesita ajustarse de acuerdo a cada caso:

Diabéticos tipo 1 o tipo 2 insulino-dependientes, riesgo de presentar cetoacidosis e  hipoglicemias.

Diabéticos tipo 2 en tratamiento con SGTL-2, riesgo de presentar hipoglucemias y cetoacidosis.

Insuficiencia renal, riesgo de cetoacidosis por disminución de excreción de cetonas en orina.

Embarazo y lactancia, al aumentar la demanda de energía se puede presentar hipoglucemias y en casos excepcionales cetoacidosis.
Pacientes con cálculos biliares, puede desencadenar un cólico biliar.

7. Como saber si estas cetosis
La presencia de algunos de los efectos secundarios nos puede sugerir que estamos en cetosis, sin embargo, para saber de forma objetiva que estamos en estado de cetosis existen tres formas:

Tiras reactivas de orina: es el método más sencillo y económico.

Analizadores de aliento: método sencillo pero menos económico.

Medidores de cetona en sangre: son parecidos a los medidores de glucosa, son más costosos, pero muestran con precisión la cantidad de cetonas en nuestra sangre.

8. Cetosis y cáncer
Las células cancerígenas se alimentan o producen energía a través de un proceso llamado glucólisis, para que este proceso ocurra es fundamental la presencia de glucosa. Una alteración en sus mitocondrias no les permite utilizar las cetonas como sustrato energético.

En estados de cetosis la energía se obtiene por los cuerpos cetónicos, al existir una disminución de los depósitos de glucógeno, las células productoras del cáncer quedan sin alimento y no pueden multiplicarse, como lo harían en presencia de glucosa.

Te dejo una explicación completa por parte del Dr. Hernández sobre la cetosis.





Si te gusto este artículo y quieres más información de este tipo de dietas deja tu comentario. No olvides suscribirte y compartir estos artículos con tus contactos.


No hay comentarios.