El simulador de enfermedades, estrés bendito estrés!

- Si es de tu interés este artículo, apoyame compartiendo en tus redes sociales favoritas y de esa manera también incentivando a tus amigos, que crees les pueda interesar leer esto.

El simulador de enfermedades, estrés bendito estrés!
estres
     
¿Y quien no se ha estresado alguna vez?, todos en algún momento vivimos situaciones que nos hacen perder la cabeza, literalmente. En algunas personas el estrés va mucho mas allá, ya que somatizan sus pensamientos y comienzan a presentar síntomas de todo tipo, desde dolores de cabeza hasta dolor en el pecho con sensación de muerte.

     Durante mi rural tuve muchos casos así, acudían por múltiples síntomas difusos, que desorientan a cualquiera, hasta que le haces una pregunta clave:

     "¿Paso o cambio algo en la casa?"

     Algunos ponen cara de extrañados, y responden que no, pero unos segundos después dicen: "bueno doctor si pasa algo". Y comienzan a descargarse, algunos incluso entre lágrimas, se murió un familiar, término con la pareja, un hijo rebelde, perdió el trabajo, se va del país un hijo (algo muy de moda en mi país, lamentablemente), etcétera.

     Recuerdo un paciente que tuvimos mi compañera y yo en el ambulatorio, mas de ella que mio, porque ella lo vio en mas oportunidades, si mal no recuerdo la primera vez lo recibí yo, un paciente de unos 25 años que acudía por presentar mareos, su examen físico era normal, un poco de sobre peso pero nada exagerado, le indique los exámenes de rutina incluyendo un perfil lipídico (colesterol y trigliceridos).

     Unos días después volvió con los exámenes, ese día lo recibió mi compañera, tenia colesterol y trigliceridos algo elevados, le explico que esto podía estar causando los mareos y le indico hipolipemiantes y dieta, le dio una charla de mas o menos una hora de nutrición y sobre peso, lo que debía y no debía comer, el paciente se fue muy agradecido y dispuesto a hacer lo dicho por la doctora.

     Unas guardias después, en horas de la noche, volvió cesar con dolor precordial y hormigueo en brazo izquierdo, lo primero era pensar en un síndrome coronario agudo, sin embargo, no podíamos saberlo porque no contábamos con electrocardiograma, pero sus signos eran normales y después que hablamos con él, el dolor había pasado. Mi compañera le indico el electrocardiograma y lo refirió con un internista o un cardiólogo.

     Unas semanas después, regreso nuestro paciente, había idos con dos cardiólogos, le habían hecho pruebas de esfuerzo, holter, mapa, ecocardiograma y todo estaba normal, sin embargó, sus síntomas seguían. Ese día lo vimos juntos, nos dijo que a veces le daba el dolor en el pecho con dificultad para respirar, además tenia dolores en distintas articulaciones, seguía a veces con los mareos, y hormigueo en ambos brazos,  pero le daban y se le quitaban solos.

     Ese día le pedimos que volviera en 5 días, que investigaríamos un poco, sobre sus síntomas y lo ayudaríamos a encontrar la mejor solución. Mi compañera pensó en algo inmunológico, yo pensé mas en algo psicológico.

     Buscamos en Internet y conseguí algo que casi confirma mis sospechas, solo teníamos que hacerle algunas preguntas mas para confirmar el diagnostico, le pase a mi compañera lo que había encontrado, pero a ella no le convencía.

     Pasaron los 5 días y volvió cesar con nosotros, le tenia confianza a estos jóvenes médicos, le pregunte si tenia algún motivo para estar estresado, nos dijo que no, ese día vino con la esposa y sus dos hijas, creo que a pesar que el decía que no, de un modo u otro esta carga podía ser motivo de estrés para cualquier venezolano hoy en día.

     Le preguntamos por otros síntomas, y nos menciono que había notado que se le estaba cayendo el cabello, tenia insomnio, y tenia una manchas en el cuello, además nos comento que su madre usaba medicamentos para controlar la ansiedad.

     Nuestro diagnóstico final fue un trastorno de ansiedad generalizada, todos estos síntomas de nuestro paciente estaban inducidos por la angustia, después de comentarle esto se dio cuenta que eso era lo que le estaba pasando, nos dio las gracias y se fue con su familia; no pudimos determinar porque específicamente era la ansiedad, pero lo orientamos un poco y lo referimos a un psiquiatra, 

     Este es un ejemplo de como el estrés y la ansiedad nos pueden jugar una mala pasada, y que las enfermedades psiquiátricas están allí, a veces muy ocultas, y solo una buena anamnesis y una buena relación medico paciente nos ayudara a diagnosticarla. 

     Todos los días hay motivos para estresarnos y muchos de los pacientes van mas buscando alguien con quien conversar, que por alguna dolencia en especial, ayudemos a nuestros pacientes a descargarse, a quien no le cae bien conversar sus problemas?...

     Si te gusto este articulo compártelo en tus redes sociales....

No hay comentarios.