Herida en brazo por corte con esmeril + fotos

Herida en brazo por corte con esmeril + fotos

Bienvenido a mi blog, gracias por tu visita. Te invito a leer el artículo completo y dejar tu comentario al final. Ah! y si no es molestia compartelo con tus amigos... Vamos que no cuesta nada.

Herida en brazo por corte con esmeril + fotos

    Los accidentes con herramientas u objetos cortantes son de las más peligrosas y llamativas por la cantidad de sangre que se suele perder. Hoy quiero contarte sobre un paciente que tratamos con herida en brazo por objeto cortante, específicamente un esmeril.

Conozcamos a nuestro paciente con herida en brazo por esmeril

Esto ocurrió durante una guardia por el servicio de traumatología. Estaba en el quinto año de medicina, en un internado de pregrado de traumatología y ortopedia. 

Varios fueron los casos interesantes que tuve la oportunidad de presenciar durante mi pasantía por el servicio de traumatología, este es uno de tanto interesantes.

     Era un hombre de unos treinta y cinco años, sin enfermedades conocidas, trabajaba de albañil y herrero, hasta ese momento no había tenido problemas ni accidentes en su trabajo.

     Se encontraba cortando unas piezas en su casa, puso el esmeril sobre un estante para acomodar la pieza que iba a cortar, pero no lo apago (he aquí el error). 

No solo ocurre en destino final

    El esmeril se movió y cayó del estante sobre su antebrazo. Sí, parece una escena de la película destino final o mil formas de morir, la imagen que se crea en la mente de cualquier persona, es algo bizarra y bastante sangrienta.

      El señor, como pudo, agarró una franela y se envolvió su antebrazo, apago el esmeril (a buena hora lo apago) y fue a la emergencia del hospital. 

      Ingreso con el brazo envuelto en la franela llena de sangre, pálido, asustado y con una facies álgica (cara de dolor). De milagro no se había desmayado del dolor o la pérdida de sangre.

Descubriendo la herida causada por un esmeril

     Cuando retiramos la franela, bañada en sangre, encontramos una herida de grandes dimensiones, profunda, con exposición de músculos, tendones y nervios, se podía repasar la anatomía del antebrazo con este señor, a pesar de los daños causados por el esmeril.

     Había pérdida de la función motora y sensitiva del segundo y tercer dedo de la mano, no había mucho que hacer en esta situación. 

      La herida se lavó con solución, se agarraron unos puntos de afrontamiento y se cubrió con rollos de quemados y vendas para llevarla a mesa operatoria.

            Esta es la herida después de haberla lavado y antes de cubrir:

herida en antebrazo
Herida por esmeril 
herida por objeto cortante
Herida en antebrazo por esmeril

herida de esmeril
Herida por objeto cortante

    El señor pasó unos días hospitalizado esperando su turno para quirófano, le harían una neurotenorafia (sutura de nervio y tendón).

     Días después lo vi por el pasillo del hospital, con el brazo inmovilizado con una férula, ya lo habían operado y al parecer iba muy bien, tenía que hacer terapia para recuperar la movilidad de su mano.

     Si te gusto esta historia te invito compartirla en tus redes sociales (con moderación) y que me dejes un comentario, así sabré que me estás leyendo.


No hay comentarios.