Mi primer traslado como medico

- Si es de tu interés este artículo, apoyame compartiendo en tus redes sociales favoritas y de esa manera también incentivando a tus amigos, que crees les pueda interesar leer esto.

Mi primer traslado como medico
     Fue en mi segunda guardia como médico rural, se trataba de una paciente de 60 años aproximadamente, hipertensa y diabética, ella consulta por presentar dolor abdominal de manera difusa, de moderada a fuerte intensidad, tipo cólico, que no mejoraba con la administración de analgésico, asociado a esto, tenia nauseas y vómitos y ausencia de evacuaciones por 7 días.

     La señora acompañada de su hija, me refirió que había acudido unos días antes por el mismo dolor que le habían colocado ranitidina y se le había mejorado, pero después volvía el dolor, y se habían asociado los vómitos y aun no podía evacuar, por lo que le solicitaron un rayos x simple de abdomen.

     Evalúo a la paciente, encontrando una frecuencia cardíaca elevada, con tensión normal, estaba sudorosa, pálida con deshidratación leve; el abdomen distendido con ruidos hidroaéreos presentes, doloroso de manera difusa.

     Veo el rayos x que trajeron y se evidencian niveles hidroaéreos, le digo a la señora que tenia que hacerle un tacto ( necesitaba saber si habían heces impactadas en la ampolla rectal), procedo a hacer el tacto y me encuentro con una ampolla vacía, por lo que le explicó a la señora que tenía una obstrucción intestinal y que debía ser hospitalizada, le hice una referencia y le dije que tenia que irse al hospital central o llamar una ambulancia para trasladarla.

     A eso de las 6 de la tarde escuchó unas sirenas, había llegado una ambulancia para trasladar a la señora. Temprano había venido a buscar a el chico herido por arma de fuego y los paramédicos me dijeron que no tenia que irme con ellos ( después me entere que les tocaba entregar guardia y si me iba con ellos tenían que traerme nuevamente al ambulatorio), los paramédicos me dijeron que tenia que irme con la paciente porque en el hospital no estaban recibiendo a nadie sin medico a bordo.

     En fin me monte en la ambulancia con la paciente y la hija, yo en mi mente iba pensando cada dato para presentarla al momento de llegar y que no me rebotaran a la paciente, arrancamos destino al hospital central, y no se a cuentos les habrá pasado pero ese día no sabia si era la paciente o era yo el que iba a vomitar, tenia tiempo que no me mareaba tanto, ¡y es que como se mueve uno dentro de la ambulancia!; en ese momento pensé era que no podía trabajar como médico a bordo de uno ambulancia, viviría mareado.

     En fin llegamos al hospital, cabe acotar, que era la primera vez que entraba a ese hospital, ya que me forme en otro hospital de la ciudad, le presento el caso al residente de guardia de cirugía, quién intentaba, no se si asustarme o quería ver si de verdad sabia lo que hacia; me pregunto ¿le hiciste tacto? Y yo: "si esta vacía la ampolla", ¿y porque no tiene sonda? Le replique porque en mi ambulatorio no tengo, el rayos X era de mala calidad por lo que me dijo hazle otro rayos X y vemos, y ponle la sonda chamo. Fue a sala de rayos X a esperar que le hicieran la toma, la hija me veía y me dijo: ¿primera vez que viene para acá doctor? Yo le dije: si ¿por qué?, porque tiene cara de asustado Jaja.

     Se le hizo el rayos X y seguían los niveles, el residente me dijo: si tiene obstrucción, hay q dejarla, esta bien chamo déjala en aquel sillón, pero antes ponle las sondas. Cuando le puse la sonda nasogástrica la paciente se vino en vómito, y la bolsa recolectora se lleno toda de un golpe, sin embargo, después de esto me refirió sentirse mucho mejor.

     Me despedí de ellas, me agradecieron mucho sobre todo la hija, y me regrese al ambulatorio con los paramédicos, esta vez en los asientos de adelante ( igual me maree) con la satisfacción de haber hecho un buen trabajo.

Unos meses después me entere que lamentablemente la señora falleció por una infección respiratoria que se contagio en el hospital.



traslado


No hay comentarios.